Que es el Trastorno Obsesivo Compulsivo?

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC/OCD) es un problema de ansiedad en el que una persona experimenta pensamientos intrusivos y de carácter obsesivo que la persona no quiere tener. Estos pensamientos están seguidos de compulsiones repetidas, impulso o sensación de urgencia para parar, terminar o anular el efecto que pueda tener el pensamiento o las consecuencias temidas. Con frecuencia, una persona puede pasar mucho tiempo y a veces años sin identificar que tienen síntomas de TOC. Esto puede pasar porque a la persona le dan miedo los pensamientos o le da vergüenza compartir los pensamientos con otros. Uno de los motivos por los que el TOC hace sufrir tanto a una persona es porque los pensamientos están relacionados con frecuencia con temas que son muy importantes para nosotros (por ejemplo, pensamientos o imágenes sobre hacerle daño a otras personas, incluyendo personas que queremos, o pensamientos o imágenes de contenido sexual y pensamientos o imágenes que van en contra de nuestras creencias religiosas, etc.).

La enfermedad afecta entre 1-2% de la población, sin tener en cuenta género, cultura o entorno social. Esto quiere decir que en un colegio de unos 1000 alumnos va a haber entre 10-20 personas que tienen TOC.

En general, personas con TOC tienen obsesiones, que son pensamientos, imágenes, impulsos, dudas o miedos persistentes e incontrolables. Estos pensamientos o imágenes son intrusivos, no-buscados, desagradables e interfieren significativamente con nuestra habilidad de funcionar normalmente en nuestra vida y hacer cosas que son importantes para nosotros.

Compulsiones son acciones físicas o mentales que hacemos repetidamente con la intención de aliviar la ansiedad que causan los pensamientos obsesivos. Desafortunadamente, el alivio es sólo temporal, creando gradualmente un círculo vicioso en el que la persona termina haciendo rituales o compulsiones una y otra vez, con más frecuencia y duración.

Tratamiento

Los tratamientos para el TOC que tiene más evidencia son la terapia cognitivo conductual (CBT) y la exposición con prevención de respuesta (EPR), como indica las Instituto Nacional de Excelencia para la Salud y el Cuidado en el Reino Unido (NICE Guidelines). En CBT consideramos otras maneras de pensar sobre los pensamientos intrusivos y practicamos maneras alternativas de responder y comportarnos cuando tenemos uno de estos pensamientos. EPR es una estrategia de comportamiento que también ayuda a cambiar cómo reaccionamos a los pensamientos obsesivos, dudas o imágenes que podamos tener.

La evidencia sugiere que CBT y EPR deben ser adaptados al tipo de pensamiento que cada persona tiene (por ejemplo, dependiendo de si el miedo es de contaminacion o miedo a dañarse a si mismo u otros). Cuando busque a un terapeuta, asegúrese de que tiene extensa experiencia ofreciendo terapia para TOC, y espedificamente, en el tipo pensamientos intrusivos que le afectan.